Buscar

Publicaciones Recientes

CIERRE DEL SEMESTRE EN SALESIANA 2022-2

CIERRE DEL SEMESTRE EN SALESIANA 2022-2

PROYECTOS FINALES: ENTREGA DE MATEMÁTICAS

PROYECTOS FINALES: ENTREGA DE MATEMÁTICAS

PROYECTOS FINALES: UNA MIRADA AL RENACIMIENTO

PROYECTOS FINALES: UNA MIRADA AL RENACIMIENTO

¡BAILEMOS, SALESIANA!

Noticias

Dejándonos deslizar por su fuerza y descomplicada pasión, el grupo de baile de SALESIANA es uno de los grupos de Bienestar Universitario más comprometidos. Conozcan la firmeza en sus pasos y la flexibilidad de su poética. 

“Lo que me motiva a seguir bailando es lo que me transmite la danza: da tranquilidad y felicidad”, Danna Calderón, una de las estudiantes miembros habló del origen. Conformado por poco más siete estudiantes y dirigidos con carisma, pero con firme determinación, el grupo de baile es orquestado por el profesor Fabián Deaza, un profesor ex alumno salesiano de danza que ha cultivado sus aptitudes artísticas desde el colegio, pero lo volvió su profesión desde hace 12 años. 

“El grupo lo iniciamos con tres compañeras en el primer semestre. Nos costeamos la primera clase”, la determinación de Danna trajo al profesor, recomendado del colegio León XIII, para dar una clase de rumba abierta. Ante su inexistencia, el espacio para un grupo se abrió con el amparo del Rector P. Leonardo Gómez H. Desde entonces, de dos a cuatro de la tarde, los miércoles y viernes se manifiesta un raro resplandor. “Los ensayos son duros, pero con disciplina y concentración, el ambiente del grupo se presta para muchas cosas: reír y disfrutar del proceso”, Danna resaltó la profesionalidad del profesor que los impulsa a seguir esforzándose, incluso cuando se habla de su mayor temor al bailar: usar tacones.

Reproducir vídeo

¿Qué técnica define al grupo? El profesor la ha definido como un matrimonio contemporáneo para crear metáforas sobre la sociedad usando la técnica de Graham (bailes de danza clásica, pero con rupturas de las líneas y uso de herramientas experimentales más honestas) junto con la salsa y la bachata. “Mi fuerte y lo fuerte para su vida funcional es salsa y bachata. Es lo que conecta con su vida, así que es lo que uso”, con cortes ortogonales y líneas rectas examinan figuras exageradas. Con formación grupal constante desean capturar conexiones de las emociones con los bailarines que juegan entre sí mientras intentan acariciar lo surreal.

Grupo de baile: alimentando la creatividad en SALESIANA

“Las salidas grupales son lo mejor, nos reunimos y nos desestresamos mucho, y aunque lo más denso que nos ha pasado es el afán por la falta de vestuario y de transporte para llegar a los lugares, hemos salido e ido al cierre de los Intercursos del centro Don Bosco y a la Fundación Universitaria Konrad Lorenz a competir”, presumió Danna. Los estudiantes coinciden que la presión por sostener la constancia del grupo y la necesidad de enriquecer el portafolio de presentaciones no es tan difícil de llevar cuando hay ganas de aprender. “Me gusta que haya presión y me gustaría que hubiera más, aún. Me gustaría que al grupo de baile se le diera la importancia que necesita porque por eso es tan pequeño y por eso no hemos estado en una competición, pero yo voy es a gozarla”, declaró Fernando Romero, otro estudiante integrante. Aunque buscan en un futuro un salón con espejos y colchonetas para hacer figuras, “a mi me gustaría llegar a ganar una competencia interuniversitaria y llegar a sentirme orgullosa de lo que aprendí gracias a la universidad”, “me gustaría que me lleven a bailar, por lo menos, a un nivel semiprofesional de salsa”, su motivación es clara.

El compromiso crece y la universidad ve con atención el grupo cultural que más aporta visibilidad, pero también el que más demanda atención: “la presión de tener presentaciones cada 15 días es bastante incómoda. No nos dan el tiempo para montar otras cosas” Danna y el profesor Fabián son conscientes de que logística y la necesidad creciente de un uniforme oficial SALESIANO del grupo de baile van de la mano con la resistencia física y mental.

A pesar de las luces y las sombras, Fabián explora las intrínsecas pasiones de un grupo de alumnos curiosos con un éxito que se agradece. Su vida es llevada por esa curiosidad. Al expandirse el entendimiento del movimiento se presenta una lógica, a través del lenguaje visual, como una narrativa que es casi imposible de comunicar sólo con palabras.  Tratan de remediar su vigilia cuando suena la música.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en linkedin
LinkedIn

¡Para nosotros es importante tu opinión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿ESTÁ BUSCANDO

DONDE ESTUDIAR?

No lo pienses más e INSCRÍBETE AHORA!​